¿Qué es el síndrome Wanderlust?

Atención, chollero, un síndrome muy peligroso ha invadido nuestras oficinas y es muy contagioso. Una locura obsesiva por viajar nos ha trastornado, estamos en alerta. Marga, nuestra diseñadora, ha decidido marcharse a Punta Cana; Sergio se ha fugado a Roquetas de Mar; y Diego… bueno, Diego se ha ido a Cabárceno.

Como no entendíamos qué estaba pasando hemos decidido estudiar la conducta en nuestras oficinas; tenemos datos muy importantes y curiosos sobre el síndrome Wanderlust. ¿Quieres saber si tu también estás contagiado? ¿En qué consiste? ¿Cómo nos afecta? Si es así, sigue leyendo. Sólo los más cuerdos podrán acabar de leer sin volverse wanderlustico.

¿Qué es?

No hay que tomarse esta palabra a la ligera, aunque la hayamos visto más veces de las que podamos recordar, ya que representa todo un mundo de valores que aplicamos en nuestro día a día. La etimología de wanderlust nos transporta hasta la lengua germana. Se compone de wadern que significa vagar, mientras que lust se traduce como pasión, es decir, pasión por viajar.

Muchos creen que este “síndrome” se lleva en los genes (pero qué buenos genes), otros empiezan a sentir una llama en el interior del cuerpo que son incapaces de apagar; casi como cuando tienes tu primer amor (o crush).

Las personas que sufren de wanderlusitis son almas inquietas que siempre piensan a dónde ir, cuándo será su próximo viaje, qué sitios conocerán y qué aventuras se van a encontrar en el camino… Pero está claro que no todos comparten esta pasión por conocer el mundo. ¿Cómo puede haber personas que aman viajar y otras lo odian (sí, sí, existen)? ¿Es psicológico o genético?

Verás, algunos investigadores defienden la existencia del gen wanderlust, un derivado del gen DRD4 que podría estar ligado a los niveles de dopamina en el cerebro de las personas. Para David Dobbs, investigador de National Geographic, este gen provoca que las personas que lo tienen acepten mucho mejor los cambios y la aventura, así como mayor afinidad para asumir riesgos.

Otros investigadores, como Maslar, que han estudiado este gen creen que podría estar escondido en el cromosoma 11 y que puede definir la predisposición de una persona para viajar.

De hecho, se cree que el gen wanderlust podría haber sido ¡el causante de las primeras migraciones en la historia!

¿No confías en la ciencia? Aunque es precisa y casi exacta, a veces se equivoca, la mente humana es compleja y delicada. El doctor Michael Brein, uno de los primeros en estudiar la psicología de viajes, ha recorrido mundo en busca de respuestas. Admite que es un tema muy complicado de tratar y es difícil enlazar la personalidad con un gen; además, a las personas nos afectan miles de elementos sociales, biológicos y fisiológicos que juegan un papel muy importante. Por lo que este síndrome sería más bien un espíritu que un gen.

Señales que indican que sufres este síndrome

¿Siempre soñando despierto con destinos idílicos? ¿Sigues cuentas de viajes en tus redes sociales? ¿Cuando estas aburrido sueles mirar vuelos o viajes? Estos son solo algunas de las señales, aquí tienes otras con las que comprobarás si padeces o no el llamado síndrome wanderlust:

  • ¿Siempre estirando el dinero? Si eres como Marga, una persona ahorrativa que cuida al máximo sus finanzas para después poder gastarlo en nuevas experiencias, como su viaje a Punta Cana, estás siguiendo los pasos de un buen wanderlust.
  • Nunca haces planes. Vives el presente y siempre estás listo para una nueva aventura improvisada, eso sí, cuando se trata de planificar un viaje… no siempre estás de acuerdo. ¡Qué todo fluya!
  • Sin preocupaciones por el equipaje. No eres de los que revisan la maleta un millón de veces, no necesitas mucha ropa ni una maleta extremadamente grande. Hasta incluso podrías irte con una mochila y pasaporte en mano.
  • Nada te para, ni el lenguaje. Te fascina abrazar el mundo exterior y eres de los que celebra las diferencias entre culturas. Para ti es un desafío, no una barrera.
  • El tiempo no importa. Cuando decides escaparte de la rutina, tus viajes pueden durar una semana o seis meses, qué más dará. No planeas una duración exacta, te mueves por la pasión de conocer lugares nuevos y deambular.

¡Tenemos la cura!

Después de este gran estudio, hemos conseguido llegar hasta la cura, ¿parece increíble verdad? Pues la respuesta lo es aún más, la cura para curar el síndrome wanderlust es simplemente: ¡seguir viajando! ¿Nunca has oído la frase: si no puedes con tu enemigo únete a él?

Bromas a parte, una cosa tenemos clara: sea un gen o un fenómeno psicológico lo que es indudable es que viajar es bueno para la mente. Abre puertas, nuevas culturas, mantiene tu cerebro activo, mejora tu orientación y habilidades de comunicación con personas que no hablan tu idioma.

¿Qué es el síndrome Wanderlust?
5 estrellas 2 votos

Sobre BuscoUnChollo.com

¿Te imaginas poder irte de escapada a Granada por 36€? ¿O viajar una semana entera por 79€? Entra en nuestra web www.buscounchollo.com y descubre todo esto y más! O si lo prefieres, encuentra en nuestro blog los mejores consejos para viajar y recomendaciones para que disfrutes al máximo de tus vacaciones durante todo el año. ¿Nos vamos de viaje? :-)

2 Comentarios sobre “¿Qué es el síndrome Wanderlust?

  1. Viajar es hacer una inmersión con los entornos q visitas, que te llenan y hacen sentir sensaciones inexplicables. Aprendres viendo y haciendo. En fin, una maravilla.

  2. Después de leer vuestro artículo me he convencido ( Mi marido y yo tenemos el síndrome wanderlust) NOS ENCANTA VIAJAR conocer cercanos rincones con encanto por descubrir, o lejanos horizontes por investigar, aprovechamos al máximo nuestro tiempo visitando nuevos lugares, aunque ajustando la economía. Hemos hecho varios viajes con vosotros que no nos han defraudado y os hemos recomendado a amigos que han vuelto encantados ( Por cierto el Hotel Chekin de Valencia que volvéis a ofertar, una pasada céntrico, coqueton, bien decorado, todo un lujo a precio asequible para conocer y patear una ciudad tan especial como Valencia, con la ventaja de dejar el coche en el parking y el bus en la puerta del hotel para moverte con comodidad por el centro. MUY RECOMENDABLE . Seguir enviando la buenos viajes a los que engancharnos. SALUDOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *